1. Tendrás que ir con tiempo suficiente para poder elegir un buen sitio, para que todos los niños y los bebés puedan ver con holgura y sin cabezas por delante, que pueden convertirlo en una verdadera pesadilla en vez de haceros disfrutar de la cabalgata. Elige situarte en el primer tramo de la cabalgata, ya que es donde más energía tienen todos y procura que sea cómodo y con buena visibilidad. Otra opción que ya hacen muchísimos padres sobre todo en las grandes cuidades, es llevarte una escalera alta y con buena estabilidad para asegurarte la visibilidad, aunque no consigas un buen sitio en la primera fila.
  2. Tienes que ser precabido en cuanto a la ropa que vas a llevar tanto para tu bebé como para vosotros, ya que, lo más probable es que se haga de noche y a no ser que estés en las Islas Canarias o en otro lugar cálido, refrescará por la noche, así que no te olvides de llevar ropa de abrigo suficiente para que no haya que irse por culpa de eso o que nadie termine con un resfriado. No olvides también llevar algo de picar, incluso un bocadillo para merienda cena y algo de bebida, ya que serán muchas horas las que vais a pasar delante de la cabalgata y seguro que te van a reclamar provisiones para pasar todo el rato.
  3. Imprescindible que no te olvides de llevarte una bolsa para ir guardando todos los caramelos que vais a ir recogiendo, ya que si no será un problema el poder llevártelos para después. Normalmente todos los personajes que conforman la Cabalgata tienen como tradición lanzar todo tipo de chuches o regalitos. Hay algunos padres adelantados que por previas malas experiencias en las que no consiguieron muchos caramelos, llevaron sus propias chuches escondidas para poder lanzar a sus niños algunos caramelos en el caso de que no hubierna conseguido muchos. De esta manera te aseguras su alegría. 
  4. Infórmate de si hay algo especial al final de la Cabalgata o durante la misma ya que en muchos casos es posible entregar la carta con los deseos a los pajes durante el paso o cuando finaliza los Reyes Magos se suben a un escenario para recibirlas de mano de cada niño.
  5. Por último, algo que, ya no a los bebés pero sí a los niños les encanta, es poder tomarse un buen chocolate con roscón o con churros al finalizar la cabalgata, en una de las chocolaterias de tu cuidad. Si es el caso, infórmate de la más cercana para que el paseo no sea eterno con tus peques, ya que estarán algo cansados. Si no lo ves factible, siempre podréis tomarlo en casa en compañia con otros miembros de la familia, y es un momento muy agradable.
  6. Siempre que las condiciones meteorológicas no acompañen la tarde o que tu bebé esté enfermo, podréis ver la cabalgata desde casa por la televisión, que aunque no es lo mismo, podrías recrear toda la magia posible encendiendo las luces del árbol de Navidad y subiendo el volumen de la televisión para hacerlo más real.  

¡Os deseamos una muy feliz noche de Reyes Magos y que os traigan muchos regalos!

El Equipo de Bebé Canastillas